martes, 28 de febrero de 2012

El gobierno insiste en la mentira, nosotros insistimos en la protesta contra la Reforma Laboral

...y esto sólo es el inicio del inicio: a continuación, subsidio de desempleo y derecho a huelga.

En estas semanas que han seguido a la publicación de la Reforma Laboral hemos podido comprobar nuestros temores: que la norma no es un fin, es sólo el comienzo de lo que, como el propio Gonzalez Pons -desempolvado tras las absoluciones populares de Camps y compañía- ha declarado: "En diez meses le damos la vuelta a España". Cierto, esta vez no reprocharemos a Pons esa costumbre tergiversadora. La Reforma Laboral es sólo un instrumento más en manos de un Gobierno que tiene muy clara una ideología social basada en el desequilibrio de poderes (trabajador/empresario) y en el fomento de la desigualdad y, por consiguiente, el refuerzo de las clases y castas "nobles" frente a la creciente exclusión social.

Lo hemos visto en imágenes: la polémica surgida tras la publicación de la Reforma Laboral en torno a la nueva regulación del derecho de huelga ¿crea empleo? No, únicamente recorta el derecho del trabajador a protestar, un derecho -por cierto- de gran calado, si tenemos en cuenta que está en la base del ideario democrático y de la libertad de expresión. Quien quiere limitar o eliminar este derecho va en contra de los principios de nuestra Constitución. 


La siguiente polémica en torno al subsidio de desempleo (algo que no debería considerarse como tal pues el trabajador ya paga ese subsidio previamente con su cotización) busca interesadamente que el Gobierno termine declarando su insostenibilidad y, por consiguiente, su recorte...fórmula exacta en estos tiempos.


¿Que por qué estoy tan segura de que será así? Pues porque esto fue lo que se hizo en Alemania justo detrás de aprobar la reforma laboral que introdujo los minijobs: reducir el tope de prestación por desempleo de 24 a 12 meses ¿Podría plantear algo así Rajoy? Teniendo en cuenta la admiración pública que profesa hacia Merkel...

La última medida que nos indica que la Reforma Laboral es sólo la punta de un tremendo iceberg que pretende hundir de forma irremediable a la clase trabajadora, es la petición del Ministerio de Empleo a las Comunidades Autónomas de que los parados que no reciban formación puedan realizar trabajos sociales. Busca sustituir empleo público por una especie de voluntariado condenado a "trabajos forzosos". Así es como el Gobierno considera a los desempleados, alentado por la CEOE. Esto no sólo es inconstitucional, por vulnerar los principios de acceso al empleo público: igualdad, mérito y capacidad; sino que supondría una rebaja en la calidad de los servicios públicos que se prestan que nos da idea, en definitiva, de la consideración que al Gobierno le merecen no sólo los servicios públicos sino la propia ciudadanía en su conjunto...juzguen ustedes, mejor no pongo adjetivos.

Pero es que además podría darse el caso de que las CCAA despidieran a empleados públicos que luego podrían ser obligados a prestar esos mismos servicios al ser desempleados con subsidio. Esto no sólo es una perversión indigna de cualquier gobierno que represente una voluntad popular, sino que -como ya he dicho- es inconstitucional, y además supone una ilegalidad tipificada como cesión ilegal de trabajadores.

Y es que después ya de 52 reformas del Estatuto de los Trabajadores desde su aprobación en 1980, la experiencia ha demostrado que la creación de empleo depende del crecimiento económico y de la estructura productiva, no de las variaciones que se hagan en el texto. 


El Gobierno no ha planteado una reforma para crear empleo, ni para crearlo de calidad, ni para disminuir la temporalidad, ni la dualidad, ni mejorar la formación sino para proteger a los empresarios cuando sabe que la economía no se va a recuperar y que, como consecuencia de las políticas de austeridad que aplica y de las concesiones que hace a la banca, sus negocios tendrán menos demanda y menos actividad productiva y, por tanto, menos necesidad de empleo. 

En la Reforma se recogen las viejas reivindicaciones de la patronal: 

1º- Se consagra el fin de la intervención administrativa en los despidos colectivos y en las suspensiones contractuales y de reducción de jornada.

2º- Se veta a los jueces el control finalista de despidos, suspensiones y reducción de jornada.

3º- Se abarata el despido para todos.

4º- Se suprimen los salarios de tramitación.

5º- Se impone un concepto de flexibilidad unidireccional y autoritario.

6º- Se permite la disponibilidad por el empresario de lo pactado en convenio colectivo, desautorizando convenios y negociación colectiva.

7º- Se permite el descuelgue universal del contenido del convenio y ya no sólo respecto al salario.

8º- Se permite que las ETT actúen como agencias de colocación.

9º- Se crea un nuevo contrato que permite al empresario –además de percibir incentivos fiscales de hasta 3000 euros y el cincuenta por ciento de la prestación de desempleo que percibía el trabajador contratado- despedir como si fuera un período de prueba –es decir, sin indemnización ni control judicial- durante el primer año. 

10º- Se permite realizar contratos de aprendizaje con la misma persona para distintas profesiones. 

11º- Se permite que los trabajadores a tiempo parcial puedan hacer horas extraordinarias. 

12º- Se elimina la ultractividad de los Convenios Colectivos. 

13º- Se introduce el despido por causa de baja médica aunque esté debidamente justificada. 

14º- Y, por último, lo Público: Se permite que los “entes, organismos y entidades que forman parte del sector público” que aduzcan nueve meses de “insuficiencia presupuestaria sobrevenida y persistente”, podrán poner en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por causas económicas y despedir con una indemnización de 20 días por año trabajado sin que necesiten que la autoridad laboral les de el visto bueno. 

La estabilidad en los puestos de trabajo públicos no es un privilegio, tiene una finalidad y es que permanezca una estructura administrativa que garantice los derechos de los ciudadanos por encima de las decisiones temporales que pueda tomar un gobierno. Es decir, que los servicios que se presten a los ciudadanos no estén a expensas de las decisiones de los gobiernos. 

Y aunque el texto de la Reforma Laboral en su Exposición de Motivos reclame reiteradamente que se trata de un cambio normativo equilibrado en el que ganan trabajadores y empresarios, la simple lectura del contenido de la norma pone en evidencia su fin último: dotar de mayores poderes a los empleadores, incrementar la desigualdad contractual entre las partes y reducir el papel de los mecanismos compensadores de la desigualdad, significativamente la negociación colectiva y el sindicato. 

Lo peor es que, como ha pasado con todas las reformas impuestas anteriores, cuando de aquí a pocos años se ponga en evidencia que esta reforma no ha servido para crear empleo, querrán más. ¿Por qué no, ya puestos, prohibir los sindicatos y la negociación colectiva?...¿Es que no alteran la libre competencia, como afirmaban los liberales decimonónicos?

Este es el cambio radical que comporta la reforma. Radical pues lo que hace en la práctica es una auténtica voladura controlada de los derechos laborales y de los principios que dieron lugar al Derecho del Trabajo, situando nuestro país en el origen de la configuración de este derecho y de la reforma de Maura, por la que se dotó de estabilidad al personal de la AAPP para evitar las “cesantías”: el siglo XIX. 

Lo fundamental está sin resolver: en la economía española no hay demanda suficiente ni la financiación necesaria para que las empresas puedan crear o incluso mantener el empleo, por muy protectoras del empresariado que sean las nuevas normas laborales. 

En lugar de abordar este asunto, que es el prioritario y del que realmente depende que se mejore el mercado laboral y se salven miles de empresas y millones de empleos, el Gobierno del Partido Popular ha preferido ir por la vía más fácil de concederle más poder a los empresarios -ya de por sí más poderosos- y de quitarle derechos y capacidad de decisión a los trabajadores. Pero ni siquiera a la inmensa mayoría de los empresarios les va a compensar disponer de estos privilegios decimonónicos, porque empobrecer a los trabajadores es empobrecer a la sociedad y, a la larga, a los propios empresarios que realmente se dedican a crear riqueza y empleo. 

Por todo ello, esta reforma SÍ VA CONTIGO. Nos afecta a todos. ¡Acude el 29 de Febrero! ¡Haz oír tu voz contra este brutal recorte de derechos!




Publicado por Mari Carmen Barrera

6 comentarios:

  1. Vivimos una situación complicada por varias razones. La primera de ellas estamos sometidos a un término económico que es el “Déficit”. Un concepto que es a la vez difícil y complejo. Precisamente este término es el responsable para los señores del partido popular de los famosos y tristes recortes y de la reforma laboral más dura de la historia de España y muy bien expuesta por Mari Carmen Barrera. Ahora bien ¿Por qué hay que reducir el déficit al 4%? Y ¿qué diferencia hay entre déficit o deuda? Estos son términos de macroeconomía que como es normal el público en general no puede ni tiene por que comprender.
    Los acólitos tertuliados afines al PP están todo el día machacando que las políticas Keynesianas no produjeron crecimiento y tampoco redujeron el maldito déficit (el santo grial de la economía neoliberal, que es a grandes rasgos la imperante en las épocas actuales)
    Con las bases actuales de desorden económico y de ruido mediático, es lógico que los ciudadanos se paralicen. Es precisamente lo que quiere la clase domínate en Europa, que nos quedemos quietos mientras vemos como se nos recortan los derechos más básicos del estado de derecho. Porque no seamos ingenuos, ¿alguien cree que en el futuro están garantizadas las pensiones para los trabajadores españoles? Con esta reforma laboral y estos recortes del estado del bienestar es imposible que se pueda salir de la crisis y que se crea empleo. Y como muy bien ha expuesto Carmen Barrera es más fácil que se nos despida a cierta edad y que desgraciadamente no se consiga ningún empleo más. Si como parece hasta los 30 años no se van a tener empleos estables con cierta garantía de sueldo y como se supone que a partir de los 50 es casi imposible que te contraten, pero sí que te despidan, ¿qué garantía de pensión tenemos en el futuro? Por eso pido a todos y a toda por igual que salgamos a protestar y a luchar por nuestros derechos y no nos dejemos pisotear por un partido que quiere la destrucción de la clase media y la pobreza para el resto de la sociedad

    Por todo ello, esta reforma sí va contigo: nos afecta a todos .¡Acude! el 29 de Febrero haz oír tu voz contra este brutal recorte de derechos!

    ResponderEliminar
  2. Encontrar este blog ha sido como un soplo de aire fresco: se pueden decir las cosas mas altas pero no mas claras, imposible. Recomiendo a todos que lo lean y seguiré detenidamente los próximos artículos pues parece que detrás del blog hay una gran comunicadora. Enhorabuena,difundir los principios básicos de nuestra democracia y de la Constitución es en estos tiempos necesario para crear conciencia y resistir ante los que quieren arrasar nuestros derechos.

    ResponderEliminar
  3. Este gobierno tiene mucha práctica en orquestar campañas estratégicas para manipular la opinión pública hacía sus fines:lo hacía estando en la oposición, como no ahora que tiene todos los medios a su disposición gracias a esa arrolladora mayoría absoluta. Siempre lo ha tenido claro, su objetivo desde las tv que controla ha sido acabar con los sindicatos y de camino con los derechos de los trabajadores. Hay que hacer campaña, difundir, luchar, hacer huelgas...al pueblo no nos queda otra y que en las elecciones del 25M no obtengan mas poder para que puedan hacer con nosotros lo que quieran.Buen artículo, de obligada lectura. Gracias por tu labor.

    ResponderEliminar
  4. Toda la información que se traslade es poca para conseguir que la gente sea consciente de las terribles condiciones laborales que se establecen en la reforma laboral. Para los ciudadanos y todas las organizaciones sociales ha de ser un reto el parar este desastre con el que el PP se carga todo el desarrollo del derecho laboral en España, algo que además tiene un simbolismo marcado de progreso y desarrollo de nuestro pais pues el desarrollo de la protección del trabajador,solo fue posible tras la muerte de Franco. Si nos fijamos en estos dias todo encaja y todo tiene un tufo antidemocrático terrible:quitar de la circulación al juez "antifrnaquista" y quitar todas las normas laborales que se desarrollaron tras la muerte del dictador...parece que exagero, pero no. Solo queda parar esta terrible locura.Hay que luchar con todas nuestras fuerzas sino lo lamentaremos. Van a por nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Como muy bien indican los comentarios anteriores, este es un blog necesario. Como un soplo de aire fresco. Mari Carmen Barrera ha abierto la ventana de la sociedad española para que los derechos de los españoles no se marchiten con el aire rancio de un gobierno profundamente conservador. Es necesario que todos nos unamos y luchemos por nuestros derechos. ¿Que gana la Izquierda española desunida? La derecha neoliberal es profundamente conservadora y lo más importante sin escrúpulos. Sus votantes de siempre, los que son fijos pase lo que pase, son también profundamente conservadores, por lo que es la izquierda la que tiene que refundarse y pensar en un futuro cercano, y pensar en cómo restaurar los derechos perdidos de los españoles.
    Los medios de comunicación son amarillistas, manipulan y lo más triste no hay ningún periódico en los kioscos que sea de izquierda, frente a 4 profundamente conservadores. Y dos El país de centro izquierda y la Vanguardia de centro derecha. Este es el panorama en la prensa de papel
    En las televisiones es aun peor, con solo cuatro cadenas (RTVE, Mediaset, y Grupo Planeta más las autonómicas e Intereconomía y sus acólitos) y todas conservadoras o en manos del PP.
    Más que nunca hay que luchar y manifestarse y no caer en las provocaciones, manipulaciones y demás productos que el PP pone en marcha para desacreditarnos.
    MANIFESTACION Y LUCHA SIEMPRE. NO SOMOS ESCLAVOS NI TENEMOS MIEDO.

    ResponderEliminar
  6. Pues quizás a estos del PP se les esté empezando a acabar la sonrisa, pues en las calles empiezan a brotar ciudadanos cabreaos al máximo. La protesta del 29 ha sido mas multitudinaria que la del 19 y así será sucesivamente, hasta que llegue la huelga, que va a ser, no como Rajoy esperaba,una respuesta tibia, sino total.Espero que recuerde Rajoy que las huelgas masivas en nuestro país han de ser atendidas, porque si está dispuesto a no oir al pueblo igual va a provocar una fractura en la calle de la paz social, radicalizando el malestar ciudadano. Animo que vamos p'alante!!!

    ResponderEliminar