martes, 6 de diciembre de 2011

Constitución española: 33 años no es nada…

  
Hoy se cumplen 33 años del referéndum en que con el 87% de los votos emitidos se aprobó la Constitución Española. Mucho ha llovido desde entonces, pero justamente ahora nuestro texto constitucional está más en boga que nunca. Desde la creación de la Unión Europea el debate sobre el tratado de la Unión está instalado de forma permanente. Lejos quedan los tiempos de los euroescépticos en los que, sobre todo los países nórdicos (Noruega está fuera de la UE), cuestionaban los contenidos del tratado. En tiempos ya lejanos de esta crisis la Unión ha debido reinventarse en varias ocasiones, originadas en gran parte por la definición en los contenidos del Tratado. En esta trayectoria, la legislación europea ha ido evolucionando progresivamente hacia un mayor grado obligacional: de ser legislación supletoria, con márgenes temporales muy amplios en años para la adopción de las normativas por los estados miembros de la Unión, a ser una legislación europea de aplicación directa.


Pero la crisis ha precipitado el debate hacia lugares insospechados. Ningún ciudadano de la Unión pensó que esta conllevaría la pérdida de la soberanía de los países. Hemos pasado de culpar la frágil UE, por ser una unión ficticia en torno a una moneda a entrar de lleno a modificar las constituciones de los países miembros. Concretamente ayer, el eje franco alemán, proponía un nuevo tratado abierto, en principio para 17 países, que conllevaría una forzada modificación de las constituciones para imponer la obligación de limitación del déficit; curiosamente algo que ya dice el tratado actual: existe una prohibición expresa de no superar el límite del 3% de deuda, algo que han incumplido todos los países, pues en la actualidad si un país incumple, no ocurre nada y por ello quizás, entre otras cosas, todos lo han incumplido.

Pero es que los nuevos artículos de estabilidad presupuestaria y limitación del déficit no operaran, al igual que ahora, en casos de graves catástrofes o de recesión económica. Por tanto, la excusa del déficit es sólo eso, un pretexto para poder, con el aval de la crisis, refundar nuevamente una UE que agoniza en lo económico y digámoslo también, en lo político (los recientes y bochornosos noveles gobiernos tecnocráticos de Italia y Grecia así lo corroboran). Porque, y esto es lo fundamental, es difícil entender a qué clase de UE pertenecemos donde las decisiones relevantes, las reuniones decisivas, se producen entre dos: Francia y Alemania. ¿Cómo pedir a los ciudadanos que confíen en una institución en la que no existe la democracia constituyente? ¿En la que sabemos -porque es comprobable-, que las decisiones económicas del BCE favorecen a un estado, Alemania, mientras asfixian a otros (el penoso caso de Grecia)?

Las encuestas ciudadanas, incluso entre los países reinantes (Francia), hablan de un euroescepticismo creciente entre los ciudadanos. Por supuesto que no existen encuestas que reflejen la opinión de los ciudadanos de Grecia o Italia, es fácilmente imaginable lo que pueden opinar los ciudadanos de estos países sobre la Unión Europea.

¿La realidad de España? Pues con la última reforma exprés de la CE del pasado agosto nos hemos puesto a la cabeza de los estados miembros, siendo el primer país en reformar su constitución soberana. Sólo Alemania, curiosamente, incorporaba el principio de estabilidad presupuestaria, materializado en el art 109 de su Constitución, incluido en 2009. Es cierto que este artículo no se hará efectivo hasta 2020, pues ahora sí, como explicaban ayer los mentores de estas modificaciones de nuestras constituciones (Merkel y Sarkozy), los incumplimientos sí llevaran aparejados sanciones automáticas.

En España somos los más cumplidores de la doctrina política de estos mentores de la nueva Europa: en nuestro país la reforma, consensuada de forma sorprendente y rápida por PP y PSOE, se incluye en el programa del PP que la materializará, en breve, mediante ley orgánica a la que ya alude la estructura presupuestaria de Castilla La Mancha, según explicaba hace pocos días Cospedal, en el acto de presentación de sus presupuestos (a la prensa, no a los agentes sociales de la CCAA).

Asistimos pues a un baile político europeo donde ya sin pudor alguno, determinados miembros destacados de esta clase (Javier Solana), hablan de la necesidad de cesión de soberanía, cuando la pregunta que debemos hacernos los ciudadanos es esa precisamente: ¿en algún momento en nuestra historia democrática y constitucional, hemos alcanzado la soberanía plena? La respuesta es obvia: los derechos constitucionales establecidos en el texto, 33 años después, no han tenido desarrollo y desde que se iniciara la crisis, parece que los gobiernos de forma impune se lanzan a deconstruir el contenido de la misma, negando el derecho a la negociación colectiva, a un régimen público y universal de seguridad social, pleno empleo, vivienda, educación…porque no lo olvidemos, en el contenido de nuestro texto constitucional, se encuentran los pilares de nuestro estado de bienestar.

Lejos queda pues, la ensoñación democrática de aquellos ciudadanos del 78 que vieron en el referéndum constitucional colmadas las expectativas de aquello por lo que habían luchado tanto. Mirando atrás los vemos como acontecimientos políticos muy puros, muy lejos de la posterior inmersión plena de lo político en el mundo de los intereses…y la corrupción a la que asistimos ahora.

Observando el panorama actual, se podría decir que hay una Europa para los políticos y para los intereses económicos, no para los ciudadanos; ni aunque estos acompañen la adopción de las medidas antisociales de lágrimas, hoy más que nunca, los ciudadanos no estamos en las decisiones políticas, de ahí la importancia de ese referéndum democrático de hace 33 años…pocos referéndums más ha habido en nuestro país, ni para introducir el artículo 135, de estabilidad presupuestaria, en el texto constitucional. Había tiempo para haberlo hecho, hemos sido los primeros en la carrera de reformas de los textos constitucionales que aún se está planteando por el eje franco-alemán.

Desde aquí advertirles a los políticos que aunque el pueblo aparentemente esté resignado, nunca hay que despreciar su fuerza, pues el poder del pueblo en los cambios históricos es algo indiscutible. Y aunque muchos piensen que los ciudadanos estamos resignados… ¡cuidado!, hay muchas formas de lucha. La más importante quizás sea crear y mantener las conciencias, desde estas pocas líneas se puede iniciar la lucha, incluso podría decirse que quienes ahora leen esto… ya están luchando.



                     Publicado por Mari Carmen Barrera.

7 comentarios:

  1. Oportuna entrada que nos recuerda que 33 años de Constitución no significan mucho en estos tiempos.
    Hoy más que nunca la CE es papel mojado, pero también hoy más que nunca es necesario recordar que los principios que recoge son más necesarios que nunca, y que su reforma no solo necesita unos requisitos formales, sino también morales, en particular un amplio consenso de la ciudadanía, a la que, como bien recuerdas, poco se consulta.
    Por ultimo, somos ya muchos los que no nos resignamos a tragar con todos los recortes de derechos, de servicios, de libertades, de democracia en definitiva, que nos están siendo impuestos por un poder político servil al poder económico.
    Salud y Megapraxis!

    Megapraxis

    megapraxis.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Esta constitución, que muchísimos votamos en el 78 todavía no se ha desarrollado al completo, cuando ya se ha quedado vieja. Se ha tergiversado su espíritu, se han retorcido sus artículos hasta lograr las mas absurdas interpretaciones, por parte de aquellos magistrados que a lo largo de los años los principales partidos han colocado en el Tribunal Constitucional. Ahora son necesarias muchas reformas y sobre todo la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Cosntitucional, para que los partidos no interbengan en su interpretación partidista. Otra Constitución es posible.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, por ser coherente conmigo mismo, ya que lo dije en una entrevista publicada en septiembre, estoy a favor de la estabilidad presupuestaria, porque es de sentido común no gastar más de lo que ingresas. Y es como todo, si te saltas este principio todo el sistema acaba saltando por los aires, porque para avanzar se necesita que haya confianza de que lo que te pago me lo vayas a devolver. Si todos desconfiamos de todos, el sistema se paraliza y revienta. ¿Qué es lo que pasó en Roma cuando el Imperio no pudo garantizar la libre circulación por su territorio? Que acabó cayendo no sólo el Imperio romano sino que acabaron los ciudadanos escapando de las ciudades y refugiándose en el campo bajo la protección de un señor, dando el comienzo una de las épocas más negras de nuestra Historia.

    Pero volviendo al presente, insisto es preciso que haya estabilidad presupuestaria, aunque sólo sea para dar un ejemplo que nuestros políticos no dieron en época de las vacas gordas, ya que se dedicaron a derrochar el dinero, y esa mentalidad irresponsable irradió en los comunes de los mortales con las nefastas consecuencias que todos hemos padecido.

    Por otra parte, como ya dije en otro comentario, el problema de que ahora manden el eje Merkozi, es la consecuencia de la mala gestión que países como Italia, España, Grecia, Portugal e Irlanda han hecho sus políticos, nuestros políticos. Si hubieran actuado de manera responsable, no estarían en la situación en la que ahora están. Recordando que todos nos hemos sumado alegremente a la Europa del Euro. Si fuimos lo suficientemente responsables para entrar en el Euro sin estar preparados, no nos vengamos ahora con lloros ni quejas. Es normal que los países que han hecho su trabajo, sobre todo los que han puesto el huevo, digan qué es lo que tenemos que hacer. Porque, el entrar en una Unión Monetaria implica una serie de responsabilidades, entre ellas no arrastrar a los compañeros de viaje. Recordemos que los españoles, ya que nos quejamos por la reforma del 135 CE, estábamos ansiosos por incorporarnos a la UE, de hecho la CE´78 ya preveía nuestra entrada y de ahí el art. 93.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Carrero-Blanco Martínez, la publicidad y propaganda no nos deja ver el bosque. Efectivamente nuestros políticos han derrochado, siguen derrochando y derrocharán, en eso consiste, por desgracia parte de la práxis política EL CLIENTELISMO, miremos el componente del gasto público el capítulo 4º Transferencias corrientes (subvenciones) ha ido subiendo y se resiste a ser recortado, antes se recurre al recorte del capítulo 1ª (personal) y 6º (Inversiones). Que se han hecho las cosas mal?, no cabe duda, pero eso no puede servir de escusa para poner a la venta lo que es de todos para que unos pocos obtengan pingües beneficios.
    Creo que su comentario se encuadra dentro de eso que yo llamo publicidad y propaganda, que resumo en que malos hemos sido pues eso nos merecemos que nos castiguen, es decir es de los que van calando en el subconsciente colectivo de resignación y silencio ante el expolio al que nos van ha someter a los ciudadanos. Por que lo digo, primero por que se puede gastar más de lo que se ingresa si el ciclo económico así lo exige, es más se debe. Que la deuda se devuelve, no cabe duda al respecto, la deuda pública española es reducida en relación a otros países como Francia, Alemania y Reino Unido; incluso la deuda privada es menor que la de alguno de esos países en términos de PIB. Nos hemos sumado, no alegremente a la europa del €, si no responsablemente y a las consecuencias nos atenemos. Las hermanitas de la caridad de "los países que han hecho su trabajo" como usted los llama, ni han hecho su trabajo ni son hermanitas de la caridad. Alemania pide rigor fiscal fuera cuando no lo practica dentro. Francia y Alemania fueron los primeros en infringir el pacto de estabilidad y crecimiento y forzar al Consejo Europeo para dejar sin efecto el procedimiento por incumplimiento ante el Tribunal de Justicia de la UE. Además ambos países, entre otros, han sido los máximos beneficiarios económicos y sociales de la Europa del €.
    Por otra parte la reforma constitucional, como muy bien usted señala no era necesaria, sin embargo estos gestos los exigen los mercados y ciertos socios europeos y ponen en evidencia la debilidad de nuestra posición como país, queremos estar los primeros y eso esta muy bien aunque no nos damos cuenta de que ya somos los primeros en PARO y que si bien puede ser necesario ceder más soberanía al € hemos de recibir algo a cambio que se llama solidaridad, de ésta última nada se dice. En fin que sí que hemos sido muy malos, los peores los políticos sin duda, pero no nos merecemos que nos engañen castigándonos con recortes sociales, al menos no con mi voto ni con mi complacencia.

    Un placer y un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me acusa ud de hacer propaganda, pues, más bien, justo lo contrario, ya que por mi profesión soy bastante pragmático. A mis clientes les cuento la verdad, les digo cómo están sus posibilidades de éxito y si no las tiene se lo digo también. A la gente no se le puede engañar contando mentiras porque tarde o temprano se darán cuenta, con la consiguiente pérdida de crédito profresional. Por eso lo que he dicho aqui es lo que creo que debemos hacer si queremos salir de esta, recordando que dependemos de los mercados que son los que nos han prestado el dinero y que les seguimos precidando si queremos algún día volver por la senda del crecimiento y del bienestar social que tanto apreciamos. Sin nadie que nos preste el dinero, no se sale de esta, y si no salimos de esta hundimos la Europa del Euro, y si nos marchamos del Euro peor aún porque tendremos que devaluar nuestra moneda pero seguiremos pagando nuestros pufos en euros.

    Que la actitud de Alemania y Francia es censurable, probablemente, pero es lo que hay. Tienen ahora en sus manos las mejores bazas. Nosotros cuando las teníamos, no supimos o no quisimos jugar nuestras bazas. Así que no nos engañemos con discursos populistas que acerven el sentimiento nacional o de indignación social. Vivimos en unas circunstancias determinadas y debemos actuar en consecuencia. Pero lo que es irresponsable e insensato es dedicarse a las rajadas teóricas sin proponer alternativas reales.

    ResponderEliminar
  6. Aquí tiene usted autocrítica y propuestas y vienen de.....los propios alemanes y franceses y además coinciden con....nuestros intereses como país: http://internacional.elpais.com/internacional/2011/12/04/actualidad/1323032836_557158.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente me hubiese gustado más concreción en las medidas.

    ResponderEliminar